En el Archivo Akashico esta registrada toda la historia del planeta, asi como toda la historia personal de cada uno de nosotros. Se halla escrito el propósito en la Vida, asi como el programa de nuestro destino futuro según nuestro karma o aprendizaje. Estas “memorias” revelan situaciones que en el presente ayudan a esclarecer el porque de nuestras elecciones, experiencias de vida,  vínculos, pues están formadas por una multitudinaria masa de información acumulada encarnación tras encarnación.

En nosotros conviven un alma y un cuerpo físico o entidad biológica.
El alma trae la experiencia que ha recogido en miles de encarnaciones.
El cuerpo trae el legado de nuestros ancestros.
Tanto el cuerpo como el alma poseen conciencia. Y ambas conciencias están conectadas con la conciencia total del Universo.

Toda la información que traen, se combina en cada uno de nosotros, aquí, hoy, dando lugar a esta, nuestra experiencia particular en el planeta Tierra.
Al desprendernos de la Fuente, e ingresar en los diferentes planos de la materia, emitimos un sonido o tono propio. Ese sonido que tiene  resonancia con nuestro nombre elegido en esta encarnación, es el que nos permite acceder a la información álmica individual.-Como no tenemos aún conciencia de ese sonido, la Fuente o Dios, por intermedio de las Conciencias que rigen el plano AKASHICO, nos han proporcionado una llave simbólica: UNA ORACIÓN SAGRADA, con la cual podemos acceder al plano ADe esta forma podemos llegar  a circunstancias del presente y del futuro, como así, descubrir bloqueos, patrones de pensamientos, miedos, origen de enfermedades etc., limitaciones que nos dificultan nuestro crecimiento espiritual.
Mediante dicha oración el lector de los Registros Akáshicos, accede al Registro del consultante, este realiza preguntas que lo ayudan a conocerse y a realinearse al descubrir los patrones limitativos que  impiden seguir el sendero Divino.

La necesidad de acceder a este plano parte del deseo de “saber más sobre nosotros mismos”, no solo porque podemos acceder a información de vidas pasadas, sino porque podemos a través de nuestras preguntas, resolver problemas de orden personal para mejorar nuestro crecimiento personal y espiritual.

La apertura de los Registros Akáshicos ayuda al consultante a “darse cuenta” de determinadas formas de “sentir y pensar” que son las que obstaculizan a la persona en su vida cotidiana.
De esta forma el consultante, a través del lector, obtiene la información que su Alma necesita comunicarle a la personalidad (por lo general atascada en el velo de la realidad cotidiana e incapaz de ver libremente “más allá de las narices), para que pueda evolucionar de acuerdo al Plan elegido por el Ser encarnado.
En una lectura la información de vidas pasadas, puede o no relevante, lo que generalmente es valioso es la guía que se recibe, para ayudarnos a elaborar y trabajar los patrones que están presentes en esta vida, las oportunidades para crecer, así también la dirección a tomar.
La consulta se desarrolla con preguntas y respuestas, que pueden ir desde lo más material, a lo más espiritual.
Las respuestas que el consultante recibirá, son siempre de acuerdo al nivel de apertura que su personalidad le permita.
En algunos casos, las respuestas podrán contener información que resguarde a las vidas pasadas y sea relevante para comprender una situación presente: una fobia, una situación que se repite, una relación etc.

 

Anuncios