La frecuencia numerológica de este nuevo año encierra en sí la Maestría: 11

El número 11 es un número Maestro que nos trae todo un bagaje de energías de renovación y cambios, de resurgimientos y reencuentro con nuestra presencia Crística.

Son tiempos de abrazar nuestra propia Maestría. Muchos ya están en camino de hacerlo, otros ya lo han logrado.

Liberarse de las viejas limitaciones, soltar los miedos, sanar al Niño Interior, integrar las frecuencias internas del Ser, saldar karma, resolver conflictos internos, sanar relaciones…

Ser y Saber Ser Maestros en la Tierra. Verdaderos Maestros, vibrando en la frecuencia del Amor Incondicional sin ninguna interferencia. Dejando de lado toda falta de Amor en cualquiera de sus manifestaciones.

Hoy en día es muy frecuente ver o escuchar que muchos “Maestros” manifiesten energías que lejos están de coincidir con un Maestro. Me he preguntado qué es lo que lleva a los Trabajadores de Luz a alejarse tanto de lo que justamente quieren dar. Por qué tantos seres que intentan Ser Maestros logran exactamente lo contrario con sus comentarios y actitudes acerca de otros Trabajadores de Luz.

Tal vez sea que aún no han aprendido a sentirse Uno con quienes van avanzando en este camino y –en lugar de compartir la grandeza de aquellos que canalizan Luz- lo ven como una amenaza porque ven en el otro un competidor…

Tal vez necesiten aceptar que nadie es especial porque esté despertando un poco antes que otros. O quizás se hayan quedado con la idea errónea de que la Maestría se adquiere con algunos cursos que uno toma o por el simple hecho de acumular conocimientos, títulos, libros publicados…sin tener en cuenta que en realidad se trata de movilizar energía internas y lograr la Unidad con todos los seres humanos.

Lejos de eso, nos encontramos con mucha vibración de bajas frecuencias que se leen como celos profesionales, desacreditación del trabajo de los otros, falta de Amor, falta de Humildad…

En lo más hondo de mi Ser conservo la esperanza de que en algún momento, todos los Trabajadores de Luz podamos sentirnos Uno COMO REALMENTE DEBERÍA SER, SOBRE TODO PORQUE SOMOS EJEMPLO ANTE QUIENES NOS MIRAN COMO MAESTROS.

Pido al Padre-Madre que caigan los velos y finalmente se manifieste la Unidad y el Amor Incondicional.

Convoco a todos los Trabajadores de Luz que hayan podido comprender este mensaje y lo comparten (que deben ser muchos, felizmente) que se unan en esta cruzada de Amor como verdaderos ejemplos ante quienes vienen a nosotros en busca de Luz. Mostrémosles un camino hacia el Amor y la Unidad, sin celos, sin falsos mensajes, sin anteponer los Egos personales. Vibrando en la frecuencia Crística y siendo Uno con todos nuestros semejantes.

Propongo superar ya esa necesidad de brillar como Egos y no como Maestros. (A quiénes sino a los propios Egos satisface el pretender que se es único en esto de Trabajar en la Luz Verdadera). Aceptando que nadie es especial por haber canalizado tal o cual conocimiento o mensaje, que nadie tiene la exclusividad en lo que se refiere al trabajo espiritual, porque estos conocimientos son de todos.

Y sobre todo, que Todos somos Uno. Pero que esto no es una simple frase, sino que es un maravilloso mensaje de Amor para ser manifestado día a día a través de nuestros actos.

Por un 2011 unidos en la Luz y el Amor Incondicional!

Abrazo infinito…desde el Alma.

Nia Beyn

Anuncios